curso maría
Comunicación en las instituciones públicas y sus proyectos
mayo 18, 2017

Contar historias de paternidad y familia

img_0048-web

Corresponsabilidad de género en el cuidado del recién nacido

El debate de los cuidados se presenta como históricamente atravesado por la división sexual del trabajo o las actividades productivas y reproductivas con relación a los roles de género. Las mujeres han asumido de forma “natural” casi en forma exclusiva los roles de cuidado y las tareas domésticas. El Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC), una institución nueva del Estado uruguayo, persigue modificar estas relaciones caminando hacia la equidad de género y la responsabilidad compartida entre hombres y mujeres en el cuidado.

En Uruguay, existe una ley (19.161), que en noviembre de 2013 amplió los beneficios y subsidios por maternidad y paternidad. El texto establece el derecho de los trabajadores de la actividad privada e independiente a cuidar a sus hijos hasta los seis meses de edad, otorgando subsidios de medio horario. Este beneficio puede ser utilizado indistintamente y en forma alternada entre la madre y el padre. A partir de esta nueva regulación el uso del subsidio se ha incrementado anualmente, y desde 2014 más de 500 padres lo han usufructuado. Sin embargo, entre 2014 y 2016 únicamente el 1,7% de quienes hicieron uso del beneficio eran hombres, por lo que se infiere que aún tiene sesgos de género considerables. A partir de constatada la baja adhesión se propone sensibilizar a la sociedad, informar y generar espacios de reflexión, que permitan ir hacia modelos de sociedad donde tanto los varones como las mujeres sean responsables de los cuidados y tengan tanto la obligación como el derecho de realizarlos.

El cuidado es tanto un derecho como una función social e implica la promoción de la autonomía personal, la atención y la asistencia a las personas dependientes. Constituye el conjunto de acciones que la sociedad lleva a cabo para procurar el desarrollo integral y el bienestar cotidiano de quienes se encuentran en situación de dependencia y necesitan la ayuda de otros para realizar actividades de la vida diaria.” (SNIC-MIDES, s.f)

Grupo Pértiga fue seleccionada en una convocatoria abierta para desarrollar una campaña de sensibilización en la que se propuso contar las historias de los varones padres y sus familias por medio de un video documental. El resultado fue Papás por más horas”, donde se relata la experiencia y a partir de valorar barreras que surgen de una investigación social. La experiencia de estos padres permitió identificar tanto las potencialidades como los desafíos que plantea la utilización de este subsidio.

Strorytelling y cambio social ¿Por qué contar historias?

La autenticidad y las emociones transmitidas por medio de una historia real experimentada por un padre de familia, crea nuevas complicidades y conexiones sociales. Una historia con “gancho” conecta con las audiencias al mencionar sus circunstancias corrientes de vida. La familiaridad hace a la historia más evocable y recordada cuando la audiencia se expone a las mismas alternativas. Las circunstancias del protagonista, cuando son familiares para la audiencia, resuenan en su cabeza mucho más que las representaciones o sketches que utiliza la publicidad tradicional. El haber experimentado algo similar y generar empatía entre varones y padres crea una resonancia social que puede influenciar las conversaciones y decisiones alrededor del modelo de pareja y familia que se representa cada padre.

Este modelo de corresponsabilidad al ser interpelado a través de un audiovisual puede instalarse en la opinión pública, a través de diversos medios como las redes sociales, la televisión comunitaria o lugares de encuentro como el aula. Al tratar el beneficio y modelo de corresponsabilidad entre amigos o en familia, la campaña actúa como un surtidor de argumentos para instalar y respaldar las discusiones en comunidades de padres y grupos de pertenencia. En síntesis, la empatía, complicidad y recordación hacen del contar historias de vida un instrumento de cambio mucho más efectivo que un mensaje informativo.

¿Qué impulsa el cambio en los padres?

Según la investigación social, el principal motivo que impulsó a los padres a tomar el subsidio de medio horario para cuidados es el deseo de “compartir tiempo junto a sus hijos o hijas, lo cual resulta más complicado en el medio de rutinas apretadas, traslados y jornadas laborales extensas. Estos padres desean involucrarse en la crianza, acompañar y fortalecer el vínculo emocional que se construye durante los primeros meses de vida del bebé.” (Doyenart, M. J. y Racioppi, F., 2017). Se puede acceder al informe completo de la investigación aquí.

Acerca de los limitantes sobre el uso del subsidio, el Sistema de Cuidados indicó que “si bien no supone un perjuicio económico para las empresas, las principales barreras por parte de los varones, en general, son los mandatos de género naturalizados, que suponen que las mujeres deben dedicarse a cuidar y los varones deben estar completamente disponibles para el trabajo remunerado”.  La utilización del subsidio de medio horario por parte de los varones padres facilita la provisión de cuidados a la interna del hogar y resulta un paso indudable hacia la corresponsabilidad de género.

En este vínculo se describe y gestiona el subsidio

Fuentes y bibliografía

Cuidados. (s.f). Sistemadecuidados.gub.uy. Recuperado desde http://www.sistemadecuidados.gub.uy/55685/cuidados

Racioppi, F., & Doyenart, M. (2017). Informe de investigación. Sensibilización para el uso del subsidio de medio horario por parte de los varones padres. Montevideo: Grupo Pértiga. Recuperado desde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*